Cuando el que elije a los clientes, eres TÚ

Escribo este post inspirada por una conversación que tuve recientemente con alguien.

Contándole un poco todo el cambio de rumbo que había dado mi negocio de coaching, se me ocurrió decir algo así como que ahora elijo a mis clientes y vaya… Su cara de “¿qué dice esta tía?” dejó claro que no entendía de qué estaba hablando.

“¡Estás loca!” dijo en varias ocasiones cuando pretendía argumentarle mi propuesta.

Y por eso hoy, creo conveniente explicar por qué de un tiempo a aquí selecciono a las personas con las que quiero trabajar.

Seguramente, él no sea el único que no se explique cómo puede ser que alguien rechace clientes, así que, allá voy.

¿Por qué soy yo quien elijo a mis clientes?

  • Porque me he cansado de sentirme incómoda. Como en la vida real, en los negocios deberíamos permitirnos no encajar con alguien y sobre todo, ser honestos y no permitir que esa relación continúe.
  • Porque quizás no puedo ayudar a ese cliente en concreto y esa persona necesite ayuda de otro profesional o especialista. No soy todo-poderosa ni tampoco soy capaz de tratar cualquier tipo de problema. Los coaches no somos psicólogos, ni psiquiatras.
  • Porque no busco el dinero a toda costa. Para mi actualmente, priman otras cosas, como lo mencionado anteriormente: sentirme agusto y útil.

seleccionar a tus clientes

Todo esto puede crearte confusión, o directamente, un cortocircuito mental.

El modelo de negocio digital es muy diferente al clásico, en el que te encuentras con un local abierto cara al público y sin posibilidad alguna de elegir si atender o no a un cliente que llega.

También podrían venirte frases a la cabeza como éstas si aún no estás familiarizado con los negocios online:

Más vale pájaro en mano que ciento volando.Dicho popular
Mejor malo conocido de bueno por conocer.Dicho popular
El dinero, dinero es.Dicho popular, obvio, muy obvio

Pese a todo esto, voy a enumerarte mis motivos principales, los que me animaron a hacer este gran cambio en mi proyecto y permitirme pasar un filtro a los clientes para quedarme únicamente con los que yo quiera.

5 motivos por los que selecciono a mis clientes

  1. Me hace trabajar más feliz. Es un lujo encontrar a personas con las que realmente te apetece compartir tu tiempo. En mi vida procuro decidir siempre con quién paso el rato y elegir bien mis compañías, así que en mi profesión, debía de ser igual.
  2. El dinero que gano, me sabe mejor. Es dinero honesto, ganado de forma transparente, con el que realmente me siento satisfecha y compensada al intercambiarlo por mi tiempo y esfuerzo.
  3. Al utilizar internet como mi principal vía de captación de clientes, me es más sencillo atraer únicamente al perfil concreto de persona con el que me gusta trabajar y con la que puedo fluir y sentirme agusto.
  4. En mi sector, el coaching, es esencial que exista una conexión humana con la persona que acude a mi. Si no encajamos, todo será forzado y se notará en los resultados finales que consiga el cliente. Y como mi fin es ayudar, si no puedo ayudar, ¿para qué quiero ese cliente?
  5. Porque me lo merezco. Me doy el suficiente valor como para poder permitirme ser selectiva. En mi opinión, todos los profesionales deberían de darse ese valor y decidir “trabajugar”, que su dedicación sea placentera y no un castigo.

Entiendo que hay profesionales que no podrán permitirse esto. Ya sea por su situación económica, no encaje con su modelo de negocio o simplemente, porque crean que no pueden hacerlo.

Pero todo es planteárselo y sopesar varios puntos clave planteándose preguntas como:

• ¿Soy feliz haciendo lo que hago? • ¿Puedo yo ayudar a todo el mundo?

Algunos dirán que es imposible ser feliz con tu trabajo siempre…

¿Realmente crees eso? Quizás sea el momento de plantearse si tu profesión te apasiona verdaderamente.

Otros dirán que claro, ellos pueden ayudar a todos sus clientes…  😆

Y en los negocios online es realmente importante saber quién es el cliente ideal, definir lo más efectivamente el público y tirar la flecha a un objetivo claro en vez de dar palos de ciego buscando no dejar títere con cabeza.

Espero que esta lectura te sirva de reflexión y medites si a lo mejor tú también puedes empezar a disfrutar de elegir a tus clientes.

Muchas gracias por leerme. ¡Un abrazote enorme y hasta la próxima! 😉

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias

Lorena Molinero Martin

Especialista en Marketing y Emprendedora Online Por Vocación. Adoro Escribir y Leer, Aprender, Crecer y Compartir. Facebook

Deja un comentario