El peor obstáculo para que tu blog crezca

Cuando empezamos con nuestro blog tenemos claro que pasaremos un tiempo sin ser leídos.

Al principio estamos muy ilusionados, pero podemos desanimarnos fácilmente si pasados unos meses no conseguimos visitas.

Entonces tenemos dos opciones, o nos frustramos y tiramos la toalla, o buscamos mejorar a toda costa 😉 .

Si ya tienes tu blog creado, sigue leyendo si quieres enterarte de cuál puede ser el peor obstáculo que te encontrarás por el camino.

¿Qué es lo que no has hecho?

Esta es una gran pregunta que debes hacerte siempre que quieras mejorar.

Porque… sabemos todo lo que hacemos pero ¿y lo que no?

En concreto… ¿somos totalmente sinceros con nosotros mismos?

No somos conscientes de nuestras limitaciones, de lo mucho que podemos chantajearnos mentalmente para «no conseguir las cosas que deseamos».

Te voy a poner un ejemplo con el que vas a entender por qué te hago estas preguntas…

El otro día conocí a una mujer que lleva unos 15 meses trabajando en su blog de alimentos orgánicos, pero que no había conseguido despertar interés en nadie con sus post.

Tuvimos una charla por skype y pudimos llegar al fondo del asunto juntas 😛 .

Ella se encargaba de crear el contenido y también de tener actualizada la tienda online vinculada al blog.

Por lo que pude ver, había mantenido muy buen ritmo desde el principio y contaba con ya con bastantes artículos, ¡muchísimos!.

Eso era algo positivo, en principio.

Pero descubrí un dato curioso y crucial. A ella no le gustaba demasiado hablar con las personas, sólo escribía.

Y era la primera vez que lo decía en voz alta.  Ya lo había pensado en varias ocasiones, pero ahora se sinceró.

Me confesó que en el fondo le da muchísima vergüenza que le pregunten cosas que quizás no sepa contestar.

El peor obstáculo puedes ser tú mismo

¡Ahí lo tienes! Esta puede ser una buena razón para que tu contenido no esté bien enfocado 😉 .

A raíz de este descubrimiento, indagamos un poco más en su blog y todo empezó a cobrar sentido.

Con su permiso te cuento las conclusiones que fuimos capaces de sacar juntas, quizás a ti también puedan ayudarte:

  • A ella le gustaba su temática, pero temía no disponer de todos los conocimientos que necesitaba. Por eso no ofrecía sus productos correctamente, y tampoco se sentía muy sincera.
  • No le interesaba «entretener» ni «enamorar» a sus lectores, por lo tanto el lenguaje que estaba utilizando era demasiado distante y vacío de experiencias.
  • No se preocupaba demasiado ni por la estructura, ni por la estética de su blog (no creía que ésto estuviera relacionado con que pudiera hacer ventas)
  • Como en el fondo no se ha sentido orgullosa de su contenido, no lo ha movido por las redes sociales como debiera.
  • Estaba más interesada en el ritmo de sus publicaciones que en cómo lo estaba haciendo. El eterno debate ¿calidad o cantidad?

Sí, a veces el peor obstáculo somos nosotros mismos.

Lo bueno es que cuando realmente nos gusta lo que hacemos todo tiene solución  😆

En mi caso, con el tiempo he descubierto que para que nuestro blog crezca tendremos que hacerlo nosotros también.

Ir superando miedos internos, atrevernos, probar, confundirnos, volver a empezar…

Podemos corregir el rumbo cuantas veces sea necesario, de hecho creo que ese es el verdadero camino.

Está claro que siempre vamos a encontrar obstáculos y puede que tardemos un tiempo, pero si no paramos de aprender y queremos mejorar a toda costa, al final lo conseguimos.

Me encantaría saber si también te has encontrado con problemas parecidos en tu proyecto, si también tú has tenido que superarte interiormente para que tu blog crezca 😉 .

¡Te espero por el área de comentarios!

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias


Autor del Post:
Sonia Molinero Martín

Escritora, Redactora Digital y Consultora Literaria. Me encantará compartir contigo mis experiencias como autora y emprendedora online. Facebook

Deja un comentario