La Mentalidad del Trabajador en los Negocios

Durante 10 años tuve un comercio local cara al público que acabé cerrando.

Ha sido uno de los mayores fracasos de mi vida, pero uno de los que más he aprendido.

Hoy recordé unas palabras de mi antiguo socio…

Rubén, el problema de este negocio está en la gestión.

¡Que mal me sentó!

Yo me mataba a trabajar de un lado para otro y el verdadero problema lo estaba mostrando el Contasol (nuestro programa de contabilidad). No me lo podía creer…

Sigue leyendo porque el asunto tiene miga.

Cuestión de Mentalidad

Cuestion de mentalidad en los negocios

Montar un negocio está muy bien pero a veces no tenemos la mentalidad correcta para hacer que funcione.

Estaba cegado con la idea de tener mi propio negocio para conseguir «libertad financiera«.

Había sido educado para trabajar, para recibir órdenes y obedecer.

Dejé mi trabajo para no tener jefes y pasé a tener clientes que me decían lo que tenía que hacer.

Ahora mis jefes se llamaban clientes  :mrgreen:

Tenía la misma sensación de malestar que antes pero multiplicada por mil. Seguía sintiendo que no era dueño de mi tiempo.

No era capaz de decir NO a un cliente porque eso significaba decir NO al dinero (y me hacía mucha falta).

Trabajar para Ganar más Dinero

Esta es la mentalidad de un trabajador.

Mi socio tenía estudios relacionados con la gestión de empresas.

Cuando nos reuníamos para hablar del negocio teníamos visiones totalmente diferentes.

Él analizaba gráficas y números con su programa y yo analizaba mi volumen de trabajo frente al suyo.

Deseaba terminar la reunión para ponerme a trabajar porque era lo que «de verdad generaba dinero». No podía estar sentado hablando de números…

Menos charlitas y más trabajar… (decía)

Ahora puedo darme cuenta de lo equivocado que estaba.

Un negocio requiere de una mentalidad diferente a la que tiene un trabajador.

Muchas personas dejan sus trabajos para montar un negocio con la ilusión de ser más libres pero con el tiempo se dan cuenta de que están peor…

Conclusiones

Cada uno tiene que explorar su mentalidad para darse cuenta de cosas.

Yo recuerdo aquellas conversaciones como una perdida de tiempo porque quizás me mostraba cosas que no quería ver y admitir.

Mi mentalidad no estaba preparada para tomar decisiones más acertadas.

Lo único que pensaba es que si trabajaba más el negocio tendría más dinero. FIN.

Ahora puedo ver lo importante que es trabajar en la dirección correcta. Esa dirección incluye enfoque, mentalidad, coherencia y sobre todo gestión.

Me apetecía compartir esta experiencia de mi vida contigo. Espero que te haya gustado 😉

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias


Autor del Post:
Rubén Molinero

Informático, Apasionado del Marketing Digital, la Creación Web y el Autoconocimiento. Estoy aquí para ayudarte y compartir contigo mi experiencia. Si me necesitas puedes escribirme a ruben(a)siemprendes.com. Facebook | Twitter

Deja un comentario