Negocios que se han reinventado,  ¿qué podemos aprender de ellos?

Pasado el segundo trimestre del año, habrá quienes digan que el 2020 no está siendo el mejor año para los emprendedores y razón, por desgracia, no les falta.

Las cifras lo demuestran y es que un 22% de las empresas españolas han tenido que cesar su actividad hasta que la situación mejore. Si de por sí esta cifra incluye también a grandes empresas, ¿qué pasa con las pymes?

Bien sea por resignación o por la costumbre de tenerlo más duro, muchos están siendo los emprendedores de pymes que están sacando a la luz toda la resiliencia que les queda y están tratando de adaptar sus negocios a la vía telemática. Esta acción, aunque no lo parezca, está resultando ser mucho más certera que la de frenar la actividad, por una sencilla razón que solo al algoritmo de Google le podría entrar en sus redes neuronales: el que la sigue la consigue, una premisa que a efectos de SEO es la que más veces ha predicho el éxito de una empresa en Internet.

¿Una empresa pequeña puede reinventarse como negocio?

Estas semanas que hemos vivido de confinamiento complican bastante el trabajo, de eso no cabe duda, pero también está suponiendo un stand by muy útil para que a aquellos empresarios que realmente están entregados a sus negocios les dé tiempo a dar un vuelco a sus estrategias para optimizarlas al formato digital.

Esto no se trata de un curso de creación de páginas web porque de eso ya tenemos muchos posts publicados, en esta ocasión la idea es continuar explicando cómo jugando con los tiempos y combinando estrategias es posible hacer los preparativos para que una vez que pase la situación actual y se cierna sobre los empresarios la tan temida crisis que ya auguran los medios, sea posible tener lista una cierta presencia de marca y poder defenderse gracias a los beneficios de internet.

Invertir como lo haría un gran empresario, ¿locura o táctica maestra?

El ejemplo modélico al que cualquier empresario debería agarrarse en estos momentos es al de las grandes empresas como Inditex. Vale, es cierto, que no hay comparación en cuanto a características organizacionales, pero imitar algunas de sus técnicas en internet es la vía óptima para competir contra otras pequeñas empresas a las que ni en broma se les ocurre imaginarse con el poderío de una gran empresa. ¿Y qué nos pueden enseñar Inditex, El Corte Inglés o incluso las franquicias de comida?

1. Hay que invertir en la creación de un buen sitio web

Imagen de un sitio web vista en un pc

Conseguir una plataforma con una buena velocidad de carga y con contenido amigable para los clientes no es algo tan caro como parece. De hecho, la mayoría de agencias de diseño web no tienen problema alguno en asesorar a los clientes en materia de presupuestos y paquetes de compra en el momento de encargar la creación de webs para empresas.

Si desde un principio se crea una web con una estructura apta para SEO, bastará con desarrollar una estrategia optimizada para motores de búsqueda y procurar un mantenimiento de la página de manera puntual.

2. Las redes sociales son un medio gratuito pero muy útil para relacionarse con los clientes

Hasta las empresas más esnobs no dudan en interactuar con los clientes a través de plataformas como Facebook, Instagram y Twitter. De esta forma se genera fidelización y se está al tanto de las nuevas tendencias de cara a la constante renovación en la demanda de mercado.

3. Los anuncios en Google bien usados ayudan a impulsarse como marca

Todas las marcas se anuncian por una razón muy sencilla. Google aprende cuáles son las preferencias de búsqueda y de esa forma recomienda a los usuarios contenidos que les pueda interesar. Por esto no es extraño que marcas como Lacoste, NYX, Nike o cadenas hoteleras se anuncien tanto en anuncios por imágenes como por número de palabras.

Además, en lo que el SEO hace su magia de posicionamiento, nunca está de más dar un empujoncito a las ventas con ayuda de las pujas en Google Ads. El único problema es que cuando se dejan de pagar la plaza de anunciante es tomada por otro pujante, pero eso ya es cuestión de la capacidad adquisitiva de la empresa y de cómo maneje su publicidad, ya que hay marcas a las que quizás les interese más invertir en publicidad por redes sociales o en una estrategia de linkbuilding para que los medios que las mencionen tengan mucha autoridad, como blogs con buen posicionamiento en el ranking o periódicos online.

4. El email crea relaciones duraderas

Aunque el email marketing se podría mencionar como parte de la configuración de la web, merece ser mencionado aparte, ya que a muchas empresas les puede interesar la idea de incluir un formulario breve al inicio de su sitio web para que los clientes dejen unos datos básicos y así puedan estar al tanto de las novedades a un nivel vip con respecto a otros clientes que no forman parte de la red de contactos.

La utilidad de esta técnica se está haciendo muy útil especialmente en estos momentos, ya que las empresas están aprovechando para mandar ánimos a sus clientes, recordarles que pueden realizar compras online y sugerirles medidas de prevención contra el coronavirus. Esta estrategia facilita el afianzamiento de las relaciones con los clientes en estos momentos de vulnerabilidad y que éstas sean recordadas una vez que pase la alarma.

5. Todo aquello que se haga bien desde el principio será dinero que se ahorre en el futuro

Como se puede observar a partir de estas técnicas se pueden adoptar medidas que nos ahorrarán mucho esfuerzo y dinero frente a situaciones inesperadas. Todo es cuestión de planificación y de hacer las cosas bien sin caer en las prisas y las chapuzas.

Recordad que la calidad es una cualidad muy apreciada tanto en los comercios presenciales como en línea, por lo que una adecuada inversión de tiempo y presupuesto garantizará que los resultados sean precisos y adecuados a lo esperado.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias


Autor del Post:
Colaborador Siemprendes

Este artículo ha sido redactado por un Colaborador de Siemprendes.com. Facebook | Twitter |

Deja un comentario