¿Qué precio poner a mis productos online?

Esto es algo que todo emprendedor que comienza tendrá rondando en la cabeza si sus productos o servicios, son propios.

El artículo no te interesará si lo que quieres vender es de otros, ya sea a través de dropshipping (lo más sencillo y automático) o bien, si lo que te gustaría es comprar el producto, recibirlo y enviarlo a casa de tus futuros clientes tú mismo.

Pero si tu caso es, que dispones de un producto propio, que deseas comenzar a vender cursos online o te gustaría ofrecer tus servicios como profesional que eres, entonces quédate que esto puede romper tus esquemas.

Estamos acostumbrados al comercio de calle, al de toda la vida, donde por lo general, competen unos con otros por el precio.

En la panadería de al lado de tu casa (o en el chino, que es más común tener uno cerca) venden el pan a 0,40 €. Una calle más allá a 0,30€ y está igual de rico. ¿A cuál te vas? 😆 ¡Lo sabía!

Pero en internet la cosa no funciona de la misma manera.

Hace unos días leí en el blog de Franck Scipion cómo había pasado de vender productos baratos, a vender productos premium y eso me inspiró para escribirte hoy esto.

¿En qué basarnos para determinar un precio?

Y es que, resulta que cuando empezamos, creemos que por vender a precios a ras del suelo nos van a quitar de las manos nuestros productos o servicios. ¡JA!

Lo primero que deberíamos de pensar cuando nos preguntamos a qué precio sería justo vender un determinado producto o servicio es identificar su valor.

¿Es algo útil, muy útil? ¿Quizás necesario?. En definitiva… ¿Qué va a significar en la vida del comprador?

Lo segundo es conocer bien quién es nuestro público objetivo. ¿A quién nos dirigimos exactamente?

Saber quién es, qué les gusta, qué no, qué necesitan, qué les molesta, qué nivel adquisitivo tiene, si están sólos, acompañados… ¡TODO!

¡Vamos, hasta qué número de pie calza si es posible! jejeje  :mrgreen:

Y por último y no menos importante, es prever tu volumen de ventas.

Por ejemplo, imagina una tienda de relojes de lujo online en la que pasan 100 personas al día (por poner un número) y compran un 10%.

Este comercio online tendrá muchas más ganancias que por ejemplo, una tienda de relojes baratos por la que pasen esas mismas 100 personas y compren un 10%.

Es evidente que, el producto tiene un valor diferente para cada uno de los usuarios, unos lo buscaran porque les aporte cierto prestigio o estilo en su vestimenta, los otros, simplemente buscarán saber la hora.

Por otro lado, la audiencia es totalmente distinta, estos ejemplos se enfocan en personas completamente opuestas, al menos en lo que a nivel económico posible.

Y por supuesto, el beneficio de una venta es infinitamente mayor en uno que en el otro. El primero con vender un sólo producto, habrá generado lo mismo que en el segundo caso vendiendo 20 unidades de ese mismo producto en cuestión.

En conclusión, si se puede crear un comercio online «de lujo» y únicamente serás tú quien decida si es lo correcto.

En base a ciertos criterios, estudia, simplifica y busca cuál sería el precio más justo para ti, para tus usuarios y para el producto o servicio en sí que quieras comercializar en internet.

Espero que éste artículo te haya sido de ayuda.

¡Nos vemos en el próximo post! ¡Un abrazote gigantesco! 😉

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias


Autor del Post:
Lorena Molinero Martin

Especialista en Marketing y Emprendedora Online Por Vocación. Adoro Escribir y Leer, Aprender, Crecer y Compartir. Facebook

6 comentarios en «¿Qué precio poner a mis productos online?»

  1. Poner precio a los productos es realmente complicado, y no hablemos si es un servicio… los aspectos intangibles son más difíciles de valorar por los consumidores. Mis clientes siempre me preguntan qué precio ponerle o cómo hacerlo a los cursos que venden por internet o en ciertas plataformas, porque descuidan aspectos tan importantes como los costes, el entorno de venta, o el valor añadido. Voy a poner un ejemplo con dos plataformas formativas, Me gusta mucho hablar de ClassOnLive.com tengo muchos clientes que vienen de usar otras plataformas como Gotowebinar.com. pagas un plan mensual y luego te dispones a vender tus cursos…qué te diferencia de otro como tu? El contenido? Perfecto, yo vendo algo mejor que él, pero estoy pagando lo mismo, y vendiendo menos, y quizá solo por hacer webinar, lo que encarecerá tu producto final ya que requieres más inversión. En la otra puedes personalizar un subdominio e integrarlo en tu propia página web, con un plan mensual que te permite hacer lo que quieras respecto a contenidos formativos, lógicamente en primer lugar favorecerá más a la venta, no permitirás que se fijen primero en el contenido y además te aporta valor. Veis la diferencia? Es algo intangible, pero tiene muchísima importancia.

    Responder
  2. Hola Lorena,
    Estoy totalmente de acuerdo contigo en que depende mucho del público al que dirijas tus productos. Yo estoy empezando en el emprendimiento online y a todas horas leyendo artículos para aplicar a mi proyecto. Soy madre, periodista y ahora tratando de hacerme un hueco en el marketing digital.
    Te seguiré porque me gustan mucho vuestros post y tienen mucho que ver con mis intereses

    Responder
  3. Lo poco que he dado de Economía en Bachillerato es lo que se llama un Estudio de Mercado y entre esas cosas saber dónde localizar tu empresa para precisamente no pegarte el batacazo. Lo malo es que hay quien no hace caso y por ejemplo en mi barrio hay como bares, fruterías y tiendas de ropa cada no sé, 5 o 10 metros. Y eso que es pequeño y de gente obrera, pero aun así hay un montón de esos locales. El caso es que la competenica es feroz y por ello algunos cierran, aunque curiosamente hay otros que siguen.

    Yo seguramente empezaré por una empresa online (o como mucho algo físico en empresas de co-working) y creo que una opción interesante que he visto con otras empresas es empezar por un precio base y que el potencial cliente envíe una idea con lo cual darle un presupuesto sin compromiso, ya que cada cliente es un mundo.

    Responder

Deja un comentario