Tips para Gestionar tu Tiempo si Trabajas desde Casa

Actualmente atravesamos unos momentos en los que el teletrabajo se ha implementado como medida de protección y para muchos, resulta toda una aventura permanecer en casa con los hijos y continuar trabajando.

Incluso si no tienes hijos, el teletrabajo presenta grandes desafíos tanto para negocios, como para empleados.

Las empresas se ven obligadas a dejar  de ver a sus empleados, pero gracias a plataformas como tictacsoftware.com pueden gestionar las jornadas de los empleados y los avances en tecnología, permiten hacer reuniones con ellos por videollamadas.

No cesan las llamadas, los intercambios de emails y la búsqueda de métodos para conseguir mantener cierto orden dentro del caos.

Para los que llevamos años trabajando desde nuestras casas, es relativamente sencillo organizarnos, y por eso, creo necesario contarte algunos consejos que a mi me han servido para gestionar el tiempo trabajando en casa.

Tiempo y Teletrabajo

El principal handicap que nos encontramos con el teletrabajo es principalmente, la falta de organización.

En casa, existen demasiadas distracciones que nos pueden sacar de nuestro «modo focus» y eso pasa factura.

Sin ir más lejos, te contaré que antes de ser madre ya trabajaba desde casa y terminaba echando unas 12 horas diarias frente al ordenador.

Eso sí, de las 12, ni tan siquiera 4 estaba siendo productiva.

La comodidad sobre la que uno se dispone a trabajar en casa y los estímulos de internet o dentro de la misma casa, hacían que me dispersara fácilmente y saltara de una tarea a otra.

Pero una vez  llegó mi maternidad, no tuve otra más que aprender a optimizar mejor mi tiempo.

Es posible que los primeros días de trabajo en la distancia no sepas por dónde empezar y te pasen las horas lentas, o muy rápidamente.

Te comprendo, pero verás como una vez le pilles el truco, no querrás volver a desplazarte y le cogerás el gustillo a esto del teletrabajo.

Los mejores Tips para sobrellevarlo

Nadie nace sabiendo así que permítete sentirte sobrepasado e incluso agobiado por momentos.

Trabajar desde casa es todo un reto y más cuando las condiciones pueden no ser favorables: jefes estresados, hijos aburridos sin saber qué hacer, montones de ropa por lavar…

Como he vivido gran parte de estas situaciones en primera persona y a día de hoy, he conseguido superar todas estas adversidades, me dispongo a hacerte una pequeña lista de recomendaciones.

1. Planifica de forma inteligente

Esto quiere decir que cada mañana, te predispongas a organizar tu agenda separando tus tareas en dos principios básicos: lo importante y lo urgente.

Diseccionar las tareas va a hacer que tengas una visión privilegiada y general de cómo va a ser tu día, de esta forma es posible que establezcas un orden según la prioridad del asunto.

Si por ejemplo, tienes que entregar algo para que otro compañero o tu propio jefe pueda hacer tu trabajo, eso lo clasificas como urgente.

Quizás existan otras tareas del estilo. Bien, pues numéralas en base a la importancia.

Además, tendrás algunas tareas que son realmente importantes para el desarrollo del negocio.

Éstas también deben ir organizadas con números siendo la 1, la que más urgencia tenga y según vayan aumentando, menos urgencia tendrán de ser realizadas.

2. Organiza tu agenda de forma integral

Es normal que al empezar a trabajar desde casa se nos nuble el día con todo lo que tenemos que hacer a nivel profesional, pero no debemos dejar de lado lo personal.

Dedica al trabajo las horas normales que antes dedicabas y busca tiempo para hacer tus labores domésticas, pasar tiempo con tu familia o tu pareja, ejercitarte y tener tiempo libre.

Lo peor que te pueda pasar es que permitas que el trabajo absorba tu vida personal, créeme.

Si eso ocurriera, acabarías con muchísima carga mental y quizá, algún que otro enfado por parte de las personas con las que convives.

3. Haz breves pausas

Y a propósito de lo anterior, trabajes en casa o en una oficina, esto debería ser obligado siempre.

Tómate un descanso visual cada media hora mirando a lo lejos.

Puedes mirar una ventana y enfocar la antena del último tejado que alcances a ver, por ejemplo.

Levántate unos minutos, estira el cuerpo, muévete un poco para que el cuerpo no se resienta.

4. Prioriza y pon límites

Si por ejemplo, tienes varias tareas encomendadas, lo ideal es que busques un orden a ellas y un tiempo limitado para dedicarles en tu jornada.

Imagina que debes atender emails, crear documentos y hacer varias reuniones.

Busca la hora de atender y responder la bandeja de correos electrónicos.

Determina también el tiempo que te va a llevar esta tarea y si finalizas esto antes de tiempo, tómalo como un extra de tiempo para despejarte o ir preparando la próxima tarea.

5. Elimina las posibles distracciones

Silencia las notificaciones de las redes sociales mientras trabajes y evita atender a las personas que vivan contigo durante la jornada.

Cierra la puerta de la habitación en la que trabajes y pide al resto de personas que viven contigo que no te molesten en tu horario de trabajo.

Si tienes hijos, lo mejor en estos casos es aprovechar tu tiempo de trabajo para que ellos también hagan tareas.

Siempre puedes ir echándoles un vistazo de vez en cuando por si te necesitan, pero automáticamente después, vuelve a lo que estabas haciendo.

6. Busca estar concentrado

Sé que a veces es complicado, pero existen infinidad de ejercicios y herramientas que pueden ayudarte a esto.

  • Música apropiada para concentrarse.
  • Ejercicios de respiración consciente.
  • Apps que limitan el uso de tu teléfono móvil…

También cuidarte y hacer pausas de trabajo va a hacer que tu concentración aumente.

Descansa por las noches y a ser posible, trabaja por la mañana, ya que es cuando el cansancio menos acusa.

7. Mantén un espacio agradable, limpio y ordenado

Esto es crucial para que consigas organizarte y mantenerte concentrado durante tu jornada de teletrabajo.

A nadie le gusta el desorden, un escritorio limpio y descargado te predispondrá a hacerme más productivo, 100% comprobado.

8. Vence la pereza y no postergues

A menudo cuesta ponerse a trabajar cuando estamos en la comodidad de la casa.

Siempre vemos otras cosas mejores que hacer, pero debes comenzar el día con energía y buena actitud.

Mi consejo es que hagas una rutina de mañana en la que, aparte de la ducha y el desayuno, tengas algo de ejercicio antes de ponerte a trabajar.

Lo digo, para que te obligues a quitarte el pijama, para que te asees y te veas en las mismas circunstancias que te verías en una oficina.

Si tienes que hacer algo, hazlo, luego te va a dar la misma pereza hacerlo y lo harás con más desgana.

9. Encárgate de lo tuyo y no intentes abarcar de más

Está bien ser solidario con tus jefes o compañeros, pero cada uno debe responsabilizarse de lo suyo.

Aprende a decir «no» de forma asertiva y no pretendas quedar bien con todo el mundo.

Cada cual puede encargarse de sus tareas y a no ser que tú andes sobrado de tiempo, no ayudes a otros a hacer lo que les corresponde.

Esto podría hacerte llegar a una sobresaturación y lo que más baja el rendimiento de un empleado es, sin duda, el estrés.

Conclusiones

Como ves, tienes gran parte del éxito en tu aventura del teletrabajo en tu dominio y de ti depende si llevarlas a cabo o no.

Se puede compaginar la vida profesional, con la personal desde casa, pero es necesario ser disciplinado y sobre todo, organizado.

Espero que este artículo te haya podido ayudar y que mi experiencia haga que tú no caigas en los mismos errores que yo cuando comencé a trabajar desde casa.

¡Mucho ánimo y a por todas con esto!

Gracias por leerme y hasta pronto.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias


Autor del Post:
Lorena Molinero Martin

Especialista en Marketing y Emprendedora Online Por Vocación. Adoro Escribir y Leer, Aprender, Crecer y Compartir. Facebook

Deja un comentario