Trabajar o Emprender desde Casa: Barreras limitantes

Muchas personas quieren trabajar o emprender desde casa por comodidad pero quizás no todas estén preparadas para ello.

Me he decidido a escribir sobre este tema porque yo mismo encontré muchas barreras difíciles de superar.

Es muy bonito idealizar un estilo de vida libre trabajando desde casa con horarios flexibles y además hacerlo en pijamas.

De hecho es lo más vendido por internet. El marketing del “mira como lo hago yo, tú también puedes hacerlo…

No estoy en contra pero no debemos olvidar que cada persona tiene una mentalidad diferente y cada caso será un mundo. Cada día estoy más convencido que el éxito de cualquier proyecto depende al 100% del desarrollo de una nueva mentalidad.

¿Trabajas o emprendes?

No es lo mismo trabajar que emprender.

Trabajar: Aparecida en el siglo XII, según Alain Rey, la palabra «trabajo» es un deverbal de “trabajar”, proveniente del latín popular tripalliare, que significa ‘atormentar, torturar con el tripallium’. En el siglo XII, la palabra designa también un tormento psicológico o un sufrimiento físico.

Emprender: El término emprendedor deriva de la voz castellana emprender, que proviene del latín, coger o tomar, aplicándose originalmente tanto en España como en otros países a los que entonces eran considerados aventureros, principalmente militares, término que posteriormente pasó a tener connotaciones comerciales. La palabra fue definida por primera vez en el Diccionario de autoridades de 1732, todavía con esa connotación, como: “La persona que emprende y se determina a hacer y ejecutar, con resolución y empeño, alguna operación considerable y ardua“. También se le describe como “Señor esforzado y emprendedor de hazañas notables, como su padre”.

Es lo primero que debes preguntarte, ¿Quieres trabajar o quieres emprender?

La palabra trabajo tiene un connotación negativa y una gran carga de sacrificio, revisa el significado que tiene para ti.

Gran parte de la sociedad ha sido educada para trabajar y no para emprender. Es por esto que puedes encontrarte con muchas limitaciones en el camino del emprendimiento y más cuando lo haces desde casa.

  • Agobiarte y tener ansiedad. Una mentalidad trabajadora busca hacer y recibir algo a cambio. Cualquier proceso de emprendimiento requiere de tiempo y de paciencia. La ansiedad enseguida aflora si no existen resultados.
  • Frustración contínua. Tiene que ver con lo que esperas a cambio de tu proyecto. Si creas un proyecto de negocio basado en la necesidad, es lo que obtendrás, necesidad. Tu proyecto debe motivarte y tiene que existir algo más profundo que te ate a él.
  • Necesitar acción. Cuando emprendes desde casa todo es más pasivo. Yo tenía relacionado el trabajo con la acción. De repente verte día a día sentado delante de un ordenador en casa puede desencajar tu rutina. Una vez más son rasgos de la mentalidad que es necesario cambiar o por lo menos hacerlos conscientes.
  • Seguridad. Para mi esta ha sido la mayor barrera. Siempre quise buscar la seguridad económica, supongo que como muchas personas. Pero emprender significa incertidumbre y cuanto antes te reconcilies con ella mejor. Es muy bonito tener un sueldo a final de mes y “contar con ello”. Pero cuando emprendes no puedes encontrar seguridad y debes aprender a vivir más en el presente. Lo más seguro es que digas que tienes muchas cosas que pagar y lo necesitas, lo sé, pero debes ingeniártelas para combinarlo con tu proyecto.
  • Trabajar tus miedos. Los nuevos emprendimientos requieren de acciones que no todos están dispuestos a hacer. Por ponerte un ejemplo, quizás tengas que ponerte delante de una cámara para hablar. Si tienes miedo a las cámaras esta barrera será una limitación para ti y tendrás que encontrar la manera de superarlo. Este es sólo un ejemplo, pero en realidad el miedo es el principal motivo de fracaso en cualquier proyecto. Esta parte es esencial trabajarla y está relacionada con la mentalidad.

Sin duda hay muchas más barreras y cada persona será un mundo. Estas son las que en mi caso más me han impactado.

Lo que quiero expresar es que trabajar desde casa no es un “camino de rosas” como muchas personas venden. Algunos lo han intentado y tuvieron que volver a buscar un puesto de trabajo, posiblemente porque no fueron capaces de superar muchas barreras que encontraron.

¿Qué barreras supone para ti trabajar desde casa? me gustaría mucho conocer las tuyas.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias


Autor del Post:
Rubén Molinero

Informático, Apasionado del Marketing Digital, la Creación Web y el Autoconocimiento. Estoy aquí para ayudarte y compartir contigo mi experiencia. Si me necesitas puedes escribirme a ruben(a)siemprendes.com. Facebook | Twitter

Deja un comentario