¿Vender o Servir? existe una gran diferencia

Cuando comenzamos con nuestro proyecto, una vez tenemos nuestra infraestructura online, se nos plantea lo más complicado: comenzar a generar ingresos.

Puedes estudiar todos los cursos de marketing del mercado, conocer las mejores técnicas para atraer tráfico interesado a tu página web o disponer de las mejores herramientas o profesionales para la venta y sin embargo… ¡No comerte un colín!

¿Qué es lo que pasa? ¡Si mi producto/servicio es bueno! ¡Si he seguido los pasos de *tal gurú! ¡Si tengo muchísimas visitas! ¿¿Por qué nadie me compra??

Quizás, todo lo mecánico o teórico del asunto esté en su sitio pero… Existe un problema de conceptos, de mentalidad, de creencias en tu interior que no te permite avanzar.

¿Es lo mismo vender que servir?

No, para nada. Hay una diferencia abismal.

El concepto de venta lo tenemos enraizado hacia una definición negativa.

Por ejemplo, llegas a una tienda y rápido te asalta un vendedor con su «¿puedo ayudarte en algo?». Te sientes incómodo, le dices que no, gracias y te vas en cuanto puedes.

Esa persona podría haberte ayudado en realidad.

Otro ejemplo, te llaman a la puerta de casa y un vendedor te intenta explicar los beneficios de su producto. «No gracias, no me interesa».

Quizás si te interesase, pero no quisiste ni siquiera escuchar lo que tenía para ofrecerte.

Está en el inconsciente colectivo: venta = estafa.

Es como si cualquier persona que vende algo nos estuviera intentando engañar para que comprásemos algo que no necesitamos sólo con la intención de llenarse los bolsillos.

¿Te suena familiar? Seguramente, alguna vez lo hayas dicho o escuchado.

Sin darnos cuenta, relacionamos la venta con algo moralmente sucio y es precisamente esta mentalidad la que no nos permite vender.

¡No te dejas vender nada!

¡En realidad somos nosotros quienes no nos permitimos vender!

Puedes creer que tu servicio es fabuloso, que tu producto puede solucionar muchos problemas, pensar que eres un gran profesional y aún así no ser capaz de cerrar una venta.

La solución consiste entonces en cambiar el chip: Sustituir «vender» por «servir», que lo tenemos más aceptado.

Cuando servimos nos ponemos a disposición de los demás con intención de serles de ayuda.

Cuando sirves te sientes útil y complaciente.

Cuando sirves eres capaz de cuidar, de mirar por el beneficio de los demás, por tener en cuenta sus opiniones y respetarles.

Te sientes confiado al enviar un presupuesto, al poner precio a tu producto o al hablar con un cliente potencial por teléfono.

No hay titubeos, no hay miedos, no hay ningún tipo de expectativa.

La mera intención de ayudar ya te gratifica, y eso hace que la venta fluya sin tensiones.

Así que… ¿Por qué no comienzas a verte como un servidor y no como un vendedor?

Haz la prueba, cambia la mentalidad de venta durante unos meses y me cuentas resultados 🙂

Cuéntame, ¿qué clichés o prejuicios conoces acerca de las ventas? ¡Te leo en los comentarios!

Gracias por pasarte, hasta pronto.

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias


Autor del Post:
Lorena Molinero Martin

Especialista en Marketing y Emprendedora Online Por Vocación. Adoro Escribir y Leer, Aprender, Crecer y Compartir. Facebook

4 comentarios en «¿Vender o Servir? existe una gran diferencia»

  1. Es muy interesante e inteligente este post porque muestra una perspectiva diferente a la que la mayoría de personas están acostumbradas, porque se siente bien sirviendo… sin presionar ni molestar a las personas… vendiendo…

    Responder
  2. Muy buenas Lorena,

    Antes de nada comentar que me parece un buen post y da para un buen debate la verdad.
    Yo también veo interesante verse desde el punto de vista de servir porque cuando te ves como un vendedor parece que se torna algo muy distante y frio, en cambio cuando sirves, estás ayudando y algo que mencionas que me parece esencial es como te ves a ti mismo desde esta perspectiva.

    Yo también he llegado a esa conclusión, que cuando sirves todo se vuelve más natural y no te ves obligado a vender como suelen hacer los comerciales a puerta fría, por ejemplo, eso ya no es vender, sino molestar en muchas ocasiones.

    Responder
    • ¡Muchas gracias por pasarte y comentar Fran!
      Desde luego, es genial ver como cada vez más se cambia ese chip de intentar vender por el de intentar ser de ayuda y utilidad.

      Un abrazote enorme y espero que el resto de artículos te sean también interesantes de leer 🙂

      Responder

Deja un comentario