¿Cómo Pasé de Negada Tecnológica a Emprendedora Online?

Estaba deseando compartir por aquí tan buena noticia, y es que… ¡por fin he publicado mi segundo libro!

Este es diferente, es una biografía y poco tiene que ver con el primero que publiqué, un poemario que significó muchísimo para mí…

Supuso un antes y un después en mi vida.

¿El motivo? Porque siempre me he sentido una negada tecnológica incapaz de hacer nada por sí misma, con lo que imagínate conseguir esto.

Lanzarme a la piscina con mi proyecto online, lograr autopublicar un libro sin tener ni idea, compartirlo con el  mundo…

Cosas impensables que tenía que plasmar en alguna parte, ¡qué mejor que un libro siendo yo escritora!

En sus páginas me atrevo a compartir mi experiencia personal, sin ocultar nada, de este paradójico camino que he vivido.

Cuento toda mi vida profesional abiertamente, para que llegue a cualquier mujer que se haya podido sentir igual de inútil con los ordenadores que yo, para sanar esa herida que puede que no la permita soñar en grande actualmente.

Es un testimonio real y sin tapujos, estoy segura que va a servir de inspiración para aquellas que buscan apoyo para superar sus barreras tecnológicas y quieren emprender online.

Y sin más, paso a copiar por aquí el comienzo del libro «Cómo pasé de Negada Tecnológica a Emprendedora online«, esperanzada de que si te has sentido alguna vez igual que yo, pueda servirte de ayuda.

Libro - Como pasé de negada tecnológica a emprendedora online

Prólogo del Libro

No sabemos que podemos conseguir algo hasta que decidimos intentarlo. Y sólo entonces nos damos cuenta de que se trataba de eso, de querer hacerlo. Sin más. Pero todo tiene su momento, quizás este sea el tuyo.

Para hablar de cómo pasé de ser una negada tecnológica a una emprendedora online es necesario que te cuente cómo ha sido mi camino. Porque es algo que no conseguí de la noche a la mañana.

Te iré relatando los avatares de mi vida profesional y todos los cambios que he tenido que hacer hasta llegar hasta donde estoy hoy. Así, cuando leas poco a poco cómo fue mi historia, comprenderás que la tuya no tiene por qué ser distinta si así lo desearas.

Este libro está enfocado a mujeres que al igual que me ocurrió a mí en mis comienzos, se ponen límites aunque sea inconscientemente. Quizás en un principio no consigas identificarte del todo conmigo, quizás tu camino haya empezado distinto al mío. Poco importa eso. Porque estoy segura que a medida que avances por estas páginas lo harás.

De una forma u otra cualquiera de nosotras (o de nosotros, sin excluir a los hombres que también quieran aventurarse en esta historia), atravesamos las mismas etapas de autodescubrimiento más tarde o más temprano.

En mi caso, jamás habría imaginado poder cumplir mis sueños de esta manera, ya que toda mi vida me he visto limitada de una forma u otra por algo que rechazaba por completo: la tecnología.

Y cuando empecé a darme cuenta de cómo estaba cambiando el mundo y comprendí que no iba a conseguir nada de lo que me propusiera “sin entrar por el aro”, fue cuando me hice LA GRAN PREGUNTA: ¿de verdad estás dispuesta a dejar pasar esta increíble oportunidad? Como te habrás imaginado mi respuesta fue un NO rotundo.

No podía dejar que mis miedos controlaran mi destino y mucho menos permitir que se salieran con la suya en su intento diario de hacerme desistir. Cuanto más lo pensaba, más pánico me creaba, pero también había algo en mi interior que me decía “continua Sonia, este es el camino”.

Pero para una mujer como yo era impensable formar parte de todo este “tinglado”. Odiaba los ordenadores, no tenía grandes sueños y me había tirado la vida limpiando de aquí para allá para más tarde pagarme unos estudios y colocarme en un buen puesto de trabajo. Uno en que tan solo tuviera que recibir órdenes y olvidarme de preocupaciones hasta el día siguiente.

¿Cómo pensar en emprender con estos antecedentes personales y profesionales?

Me costó, sí. He de reconocer que el mundo de internet resulta bastante abrumador cuando no tienes ni idea de a dónde vas. Hay excesiva información, y en mi caso, había demasiadas partes de una ecuación que no entendía y además, estaba segura de que jamás lograría comprender. Ahora sé que no podía estar más equivocada.

Desde mi antigua perspectiva, no me veía capacitada para tanto cambio, tanto avance diario (ya que en este mundo tecnológico todo evoluciona a una velocidad de vértigo), pero finalmente me subí al tren sin mirar atrás. Y no me hubiera perdonado no haberlo intentado al menos.

Al principio este libro solo iba a ser mi biografía, una historia de amor-odio con la tecnología sin más, pero a medida que iba avanzando por estas páginas era cada vez más consciente de lo que había logrado, con lo que inspirarte a ti comenzó a ser mi objetivo. Pensé que quizás hubiera muchas mujeres en mi misma situación, perdidas, equivocadas, inconscientes de todo su potencial.

Si yo he conseguido superar mis barreras, tú también podrás hacerlo.

Cuando hoy por hoy me preguntan ¿qué es para ti emprender?, yo siempre contesto lo mismo. De hecho, en esta respuesta-reflexión he basado los capítulos de mi historia, representan cada etapa de mi vida profesional:

“Emprender es derribar creencias, derribar barreras, es un proceso de cambio y una profunda comprensión de que no hay límites. Emprender es un viaje interior del que no hay vuelta atrás”.

Lo que yo pensaba que era mi mayor perdición, mi más abismal temor e insuperable barrera a través de los años, se ha convertido en mi mejor herramienta para llevar la ilusión por bandera, para ayudar con mi ejemplo a mejorar a todas las mujeres posibles.

En cuanto a ti, espero que este libro que hoy tienes en tus manos te ayude a abrir los ojos si es que tienes alguna limitación parecida a la mía. Aunque está claro que a cualquiera se le puede “atravesar” alguna cosa por el camino de la vida, y por lo tanto, todos en el fondo tenemos los mismos miedos que superar.

El primero y más brutal de todos, el miedo a nosotros mismos. ¡Las barreras que somos capaces de ponernos los seres humanos para evitar afrontar las dificultades! Para no pasar vergüenza, para no sufrir, para no tener que enfrentarnos a nuestras propias limitaciones, ya que estamos acostumbrados a vivir acomodados en ellas.

En mi caso la excusa era la tecnología, afirmaba una y otra vez que yo no estaba hecha para esto. Ahora sé que cualquiera tiene la posibilidad de superarse en lo que sea, de hacer pedazos todos esos conceptos limitantes que nos lanzamos sin piedad día tras día cuando vivimos frustrados.

Ten por seguro que tu mente querrá sabotearte. Es una especialista en excusas de todo tipo. Al principio no te dejará tranquila si te propones cambiar el rumbo de tu vida profesional. Pero a medida que avances y consigas tus pequeños logros diarios, pasará a un segundo plano que sin lugar a dudas, es donde tiene que estar.

Para esto de emprender online, mejor hacer caso al corazón.

Capítulo Primero: Derribar Creencias

Yo era lo que se suele decir una torpe reconocida. Las bromas en mi entorno acerca de la posibilidad de que fuera gafe eran algo natural, cosa que a mí no me molestó nunca porque me resultaba divertido.

Además, eso contribuía a que yo no abandonara nunca mi zona de confort y reforzaba mis creencias erróneas de que yo no estaba hecha para esto. Cualquier aparato, se enchufara o no, si caía en mis manos estaba perdido. O al menos, eso era lo que tenía yo entonces en la cabeza.

Esa era mi historia, la que me repetía una y otra vez. Pensaba en algo así como que “el mundo de la tecnología me la tenía jurada”, cosa que está muy bien para escribir una novela de ciencia ficción, pero en realidad lo que estaba pasando era otra cosa bien distinta.

Todos los que me rodeaban sabían que odiaba tener que lidiar con un ordenador. Lo odiaba con todas mis fuerzas. Por eso muchas personas quedaron sorprendidas cuando elegí mi camino profesional.

Empecé a trabajar desde muy jovencita junto a mi madre. Apenas tenía 13 años y ya me dedicaba a limpiar colegios con ella, y después, portales y casas para ayudar con la economía familiar. Y más adelante, comencé a limpiar bares de copas en mis ratos libres, siendo ya una adolescente. Tenía que ahorrar para continuar con mis estudios, ya que en su día aprobé la selectividad pero no quise ir a la universidad pública.

Estudié una especie de master de Secretariado de Dirección y trabajé durante algunos años en un despacho de abogados, y un tiempo después, en una oficina de Recursos Humanos de una gran empresa. Imagínate estos puestos de trabajo sin un ordenador delante, ¿imposible verdad?, pues eso comprobé yo. Eran los 90, todo estaba informatizado y lo que no, estaba en proceso de cambio.

Aquello ya era imparable y, como es lógico, en el último año de mis estudios incluyeron informática y yo me quise morir. Se me atragantó la asignatura antes de tocar ni un apunte…


Si te gusta el comienzo, puedes hacerte con el libro en Amazon desde aquí:

Seguir Leyendo…

 

 

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias


Autor del Post:
Sonia Molinero Martín

Escritora, Redactora Digital y Consultora Literaria. Me encantará compartir contigo mis experiencias como autora y emprendedora online. Facebook

Deja un comentario