Formularios en una Página Web – Lo que Necesitas Saber

Hace mucho, mucho tiempo, las páginas web eran como simples tarjetas de visita en las que un negocio plasmaba alguna foto de su local, oficina o producto y ponía sus datos de contacto.

Pero eso quedó atrás con la llegada de las web 2.0 e internet entero notó el cambio.

En ese momento comenzó a existir un intercambio entre web y usuario.

La interacción web es cada vez más notable y sobre todo, necesaria, ya que no sólo vamos en busca de información, sino también utilizamos internet para comunicarnos.

La primera forma de comunicación que existía eran los correos electrónicos y los chats. Unos demasiado impersonales y lentos y otros demasiados personales e instantáneos.

Con el tiempo, se empezaron a ver en las páginas web los formularios, que era como un método intermedio de comunicación para contactar con las empresas o negocios de forma profesional, pero distendida.

¿Qué es un Formulario?

Un formulario web es similar a uno de papel de los de toda la vida, sólo que en digital.

Existen campos de texto, casillas para marcar y botones de opciones para introducir datos para al completarlos, enviarlos instantáneamente al servidor de esa página web.

Normalmente, aparecen en el apartado «contacto» del menú, en la cabecera de la página de inicio, a pie de página o en alguna ventana emergente que salta cuando entras a una web.

Dependiendo de su función tendrá unos campos u otros, y al ser enviados llegan al administrador de la página web como si de un email se tratase.

¿Que tipos de formularios existen?

Diferentes Tipos de Formularios

Veamos…

Formulario de contacto

Es aquel que vas a ver en el apartado de menú que comparte ese nombre «contacto».

En él podrás enviar un mensaje y para ello deberás dejar algunos datos como el nombre, el teléfono o el email para que el administrador de la web pueda responder tu consulta.

Formulario de descarga

Este suele verse en ventanas emergentes, en barras laterales o en la cabecera de la página web, justo en el home.

Nos va a proponer descargar algo de forma gratuita o aprovechar algún descuento, y para conseguirlo, a cambio tendremos que dejar el correo electrónico.

Es posible que tras recibir ese contenido gratuito, empiecen a llegarte otros emails de esa web para invitarte a leer ciertos contenidos o a comprar productos relacionados.

Formulario de carga

Este tipo de formularios se encuentran en páginas de servicios o productos que requieren que el usuario aporte un documento o archivo.

Aparecerá un botón de «seleccionar archivo» o una cajita donde poder arrastrar y subir nuestro documento (tecnología drag and drop).

Por ejemplo, a la hora de solicitar una impresión de tarjetas de visita para poder subir el diseño o al comprar algún producto personalizable.

Van acompañados normalmente de otros datos como nombre, correo electrónico o teléfono.

Formulario de comentarios

Si entras a un blog como este, verás casi siempre al final de cada artículo una caja de comentarios, que al fin y al cabo, es otro formulario más.

En este caso, sirven para dejar una opinión, un agradecimiento o preguntar dudas acerca del contenido que aparece allí.

Dentro puedes escribir tus comentarios en un cuadro de texto, y para enviarlo, seguramente tengas que completar campos como: nombre, web y correo electrónico.

Formulario de compra

Todas las tiendas online tienen estos formularios a día de hoy y son realmente útiles.

Tienen opciones para facilitar el proceso de compra dentro de un e-commerce, como por ejemplo, selección de tallas o tamaños, colores, tipo de envío, etc.

Formulario de encuesta

Se encuentran fácilmente en webs de investigación, entretenimiento o de negocios que quieren saber el nivel de satisfacción de sus clientes.

A veces, se utilizan como método de recopilación de datos a la hora de algún estudio de mercado, otras simplemente para crear test informales y entretenidos.

¿En qué te puede ayudar insertar un formulario a tu web?

Dependiendo de tu nicho de mercado, pueden ser útiles un tipo de formularios u otros.

En general, insertar un formulario a tu web es vital para el apartado de contacto.

Cuando un usuario quiere hacer una pregunta y está dentro de nuestra web, generalmente, va a dirigirse al menú, y allí buscará el botón de contacto.

Aparte de este método rápido de comunicación entre tú y tus usuarios, puedes plantearte crear formularios de descarga regalando a tus suscriptores algún contenido de valor.

Esto te ayudará a generar una base de datos con emails de personas interesadas en los contenidos que puedes aportar y a raíz de ella, podrás crear una estrategia de email marketing que te ayude a convertir tus visitantes en clientes.

Algunas Ideas

Es posible que aún no te hayas planteado utilizar los formularios para entender mejor a tu público, pero desde ya, te invito a hacerlo y a que les des el protagonismo que merecen.

Pregúntales aquellas cosas que quieras conocer de ellos, te sorprendería saber la disposición que tienen los usuarios cuando te acercas a ellos de una forma cercana.

Te recomiendo que crees tus propias encuestas, test y formularios con la intención de averiguar más sobre sus necesidades específicas, quizá puedas pedir su email y a cambio de esos minutos de su tiempo, obsequiarles con algo interesante para ellos.

¿Alguna vez habías pensado la posibilidad de utilizar un formulario de esta forma?

¿Cómo integrar un formulario en tu Web?

A lo mejor ya sabrás que existen multitud de gestores de contenidos para tu página web: WordPress, wix, google site, blogger, shopify, magento, prestashop, joomla…

Nuestra web utiliza WordPress, y si también es tu caso, para generar un formulario podrás hacerlo a través de plugins o incluso, desde las opciones de tu theme.

Pero quizás prefieras llevar esto de los formularios fuera de tu gestor de contenido (CMS).

Puedes hacerlo mediante tu plataforma de email marketing favorita, como por ejemplo, mailerlite, mailchimp, acumbamail, etc…

O también con herramientas específicas como hotform, que es un creador de formularios online.

Gracias a ellos, podrás copiar y pegar en tu web un código y gestionar la llegada de los datos de tus formularios de forma ajena a tu página web.

Seguridad en tus formularios web

No olvides que con la llegada de la RGPD, la recogida de datos se ha vuelto un tema a coger con pinzas.

Es decir, la seguridad de los usuarios es algo prioritario, y si en tu página web decides recoger información en tus formularios, deberás estar al día con la política de privacidad de los mismos.

Avisar de los derechos y deberes que tiene el usuario una vez te facilita su nombre, correo electrónico, teléfono o cualquier otro dato es obligatorio.

Además, algo que te recomiendo por experiencia propia, es que blindes y protejas tu bandeja de correo electrónico a través de los famosos «Captchas».

Los Captchas son esas pruebas de legibilidad que hay que superar antes de mandar un formulario en algunas páginas web.

Ese campo en el que te dicen que escribas los caracteres que aparecen abajo, o mediante imágenes, te hacen seleccionar las que contienen un coche o una señal de tráfico, ¿te suena?

Quieren verificar que somos humanos, y lo hacen porque existen robots que generan contenido automático y van por las webs llenando de spam nuestros formularios.

¿Resultado? Un montón de correos electrónicos en nuestra bandeja de entrada con productos que no queremos o información en idiomas extraños.

Entonces, mi consejo es, que mires el asunto de la seguridad tanto para quienes utilizan tus formularios de contacto, como para ti mismo que vas a recibir los mensajes de los usuarios.

Espero que te haya sido de ayuda este artículo, cualquier duda que te surja, estaré encantada de responderte si me lo dejas en el formulario de comentarios que verás más abajo 😉

¡Un abrazote y hasta pronto!

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Me Ayudas? Comparte esta Entrada ❤ Gracias


Autor del Post:
Lorena Molinero Martin

Especialista en Marketing y Emprendedora Online Por Vocación. Adoro Escribir y Leer, Aprender, Crecer y Compartir. Facebook

Deja un comentario